Tags

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

Señor

Entrepreneur Business Man

Cualquier ciudad del mundo.

Apreciado señor.

Escribo esta carta para presentarle sus ideas de otra manera. Debo reconocer que coincido con los principios que profesan los buenos hombres de negocios. Satisfacer las necesidades de las personas y generar valor es el fundamento de la actividad mercantil. Pensar por fuera del cuadro. Romper el molde, son acciones necesarias para hacerlo. Sin embargo, recurrentemente cae en un cuadro.

Generar números en una pantalla es la única forma de valor que se aprecia, que se pretende con los negocios. Al final de cuentas, todo se resume al dinero. He ahí el error.

No me encuentro en contra del dinero, reconozco su valor. Disfruto de sus beneficios. Pero debo decir que en un mundo en el que se bombardean universidades, se reclutan, violan y abusan niños dentro de la guerra; mueren millones de personas de hambre y se intoxica al planeta; otros valores como la paz, la libertad y la equidad son más necesarios que nunca. Los hombres de negocios que deseen cumplir con el objetivo de satisfacer necesidades, deben generarlos. Para hacerlo, deben entender que hay que patear la lonchera, que hay que pensar diferente.

Cuidar la naturaleza, acabar la guerra, eliminar las prohibiciones sobre las libertades fundamentales; no se pueden observar con la óptica de generar dinero exclusivamente, otros tipos de valor deben tenerse en cuenta. No hay que ser un experto economista para echar un vistazo a los últimos 20 años y darse cuenta que la confianza excesiva en el dinero y la atribución de este como único valor ha generado profundos perjuicios. Explotamos los recursos naturales sin control, la búsqueda de dinero justificó la intervención de ejércitos, la economía y la política están sustentadas en la guerra. No me puede negar que al escuchar de alguna iniciativa de paz, alguien argumenta que no dará fruto porque “no es negocio”. Satisfacer las injusticias de la guerra es lo que genera dinero hoy en día.

El internet le ha provisto a millones de consumidores el vehículo para presentar sus quejas sobre la forma en la que se llevan los negocios. Cada día es más el contenido que inunda el internet contra los regímenes dictatoriales, la guerra contra las drogas, la censura, la pobreza, la destrucción del mundo. La generación del internet se pronuncia todos los días en su propio lenguaje, son millones de consumidores que claman por un nuevo producto, un mundo mejor. ¿Quiere unirse a este negocio?

Acabar el negocio de la guerra, la prohibición y la intolerancia generará un mundo más rico, en diferentes valores incluyendo el dinero. En un mundo nuevo las oportunidades de negocio son infinitas.

Lo quiero invitar a tomar el riesgo más grande de todos, darle a millones de consumidores lo que desean. Un mundo mejor, una nueva escala de valor. Para satisfacer sus necesidades se debe cambiar al mundo, para ello se debe cambiar también el modelo de negocio. ¿Por qué no le apuesta a un nuevo concepto de valor? En vez de concentrarse en generar dinero nos deberíamos enfocar en cambiar al mundo, lo aquejan varios males que pueden destruirlo por completo, ahora más que nunca hay que crear valor. Arriésguese conmigo y con muchos otros en esta nueva empresa, ayude a cambiar al mundo.

Saludos,

Camilo Carlos.

Advertisements